¡Trastorno del Espectro Autista: un universo por conocer!

Fecha: 02/04/2021

Tiempo de lectura: 2 minutos

Si conoces a alguien que tenga dificultades para interactuar o comunicarse, puede deberse aTrastorno del Espectro Autista (TEA), una afección que se relaciona con el desarrollo cerebral y afecta la forma como alguien percibe y socializa con las demás personas. 

trastorno-autista

 

Además, recuerda que con tu Plan de Beneficios en Salud (PBS) cuentas con una atención integral, de calidad y con enfoque preventivo, así como con un gran número de profesionales médicos capacitados para atender cada una de tus necesidades. ¡Contigo hoy y siempre! 

También te puede interesar: 

¿Qué es? 

Es denominado “espectro”, pues abarca múltiples síntomas y varía en su gravedad, en donde suele comprender patrones conductuales repetitivos y limitados. Por lo anterior, en este grupo podemos incluir afecciones como el autismo, el síndrome de Asperger y el trastorno desintegrativo infantil, entre otros. Así, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1 de cada 160 niños en el mundo sufren de TEA, en donde suele presentarse en la infancia y persistir hasta la adolescencia o edad adulta.  

Aunque en algunos casos las personas con TEA pueden vivir con normalidad, hay otros con sintomatología grave que requieren apoyo y atención toda la vida. Por eso, la importancia de un diagnóstico oportuno para lograr intervenciones psicosociales que permitan elevar la calidad de vida de quienes lo padecen. 

¿Cómo se manifiesta? 

A pesar de que no existe una cura definitiva, como ya lo mencionamos, sí existen tratamientos que pueden marcar la diferencia. Aprende a detectarlo en niños o adultos:  

  • No mira, ni señala objetos cuando alguien más se los muestra. 
  • Tiene dificultad para relacionarse y no muestra interés hacia los demás, por lo que no parece ser consciente cuando alguien le está hablando. 
  • Como lo indica Mayo Clinic, evita el contacto visual y prefiere aislarse, así mismo, le cuesta entender los sentimientos de otras personas.  
  • No le gusta el contacto físico como abrazos y repite palabras constantemente. 
  • Le cuesta habituarse a nuevos cambios en su rutina y repite las mismas acciones. 
  • Presenta pocas reacciones ante cambios en el ambiente como sonidos, olores o aspecto de las cosas.  

¡Los factores de riesgo! 

Aunque el TEA puede afectar a cualquier persona, estos factores pueden aumentar la probabilidad de padecerlo: 

  • Sexo: es cuatro veces más frecuente en los niños que en las niñas. 
  • Antecedentes familiares de la enfermedad. 
  • Otros trastornos como esclerosis tuberosa y síndrome de Rett.  
  • Bebés prematuros que nacen antes de las 26 semanas de gestación. 

Ante cualquier inquietud sobre esta afección, no dudes en consultar nuestro directorio médico para una valoración oportuna.  

¡Los acompañamos en cada paso! 

 

¿Sabes cómo tratar a una persona con trastorno bipolar?