¿Sabes diferenciar cuándo sientes hambre emocional o real?

22/10/2020

Tiempo de lectura: 2 minutos

Puede que, en múltiples ocasiones, mientras ves una película o estás trabajando frente al computador, hayas sentido de repente un antojo por comer dulces o galguerías, creyendo que tu cuerpo te está pidiendo comida, pero ¿es realmente hambre? 

hambre-emocional

 

Porque tu bienestar es nuestra mayor prioridad, en esta ocasión te explicamos qué es el hambre emocional y cómo diferenciarlo del real, para que te alimentes saludablemente y le des a tu organismo los nutrientes que realmente necesita. 

También te puede interesar: ¡Famimás tiene ventajas en la hospitalización para beneficiarios!

De la misma forma, recuerda que con tu Plan de Beneficios en Salud (PBS) cuentas con una atención de calidad y con enfoque preventivo, así como los mejores servicios para acompañarte en cada etapa de la vida. 

¿Cuándo sientes hambre real? 

  • Te llega gradualmente y la sientes en el estómago como un vacío o rugido. Además, te satisfaces con cualquier alimento, sin antojos en concreto.  
  • Igualmente, eres consciente sobre lo que estás comiendo, así como las cantidades, por lo que paras de comer cuando ya estás lleno.  
  • Al terminar tus alimentos, te sientes complacido y feliz.  

¡Detecta el hambre emocional! 

De acuerdo con con Elle, puedes identificarla porque no buscas satisfacer una sensación fisiológica, sino psicológica como aburrimiento, ansiedad, depresión, tristeza o frustración, entre otros. Se caracteriza por esto: 

  • Te aparece repentinamente y con antojos específicos, generalmente, por dulces o alimentos grasosos.  
  • Comes en piloto automático, es decir, impulsado por alguna emoción y no te detienes a pensar qué y porqué estas comiendo.  
  • Cuando te sientes lleno, sigues comiendo y terminas por sentirte culpable o vergüenza.  
  • Vuelves a sentir esta misma sensación a las dos o tres horas.  

Por eso, cuando sientas hambre emocional, pon en práctica estos tips: 

  • Toma agua, puede ser con limón, para que te hidrates y elimines toxinas. 
  • Distráete en otra cosa, puedes salir a caminar, llamar a un amigo u ocuparte en alguna tarea de la casa o el trabajo.  
  • Si sientes que no puedes controlar la necesidad de comer, recurre a una merienda saludable como fruta fresca, verduras como zanahoria o apio, frutos frescos o cereales integrales.  
  • No te saltes ninguna comida para evitar la ansiedad y realiza actividad física regularmente, pues no solo te ayuda con tu bienestar físico, sino con tu salud mental.  

Ahora lo sabes, el primer paso es identificar el tipo de hambre que puedes estar sintiendo para optar por una alimentación saludable que mejore tu estado de salud y eleve tu calidad de vida.  

¡Estamos juntos en esto!

 

¿Sientes más hambre en casa?