En las buenas y malas te acompañamos ¡Seguridad del paciente Colombia!

17/09/2021

Tiempo de lectura: 4 minutos

En la vida, los caminos que tomamos pueden dar muchas vueltas, algunas personas, se encuentran en una mayor o menor medida expuestos y vulnerables a sufrir todo tipo de lesiones o accidentes e incluso, padecer enfermedades o algunos tipos de cáncer, por lo que proteger el estado de salud en todas las etapas es un deber de todos. 

seguridad-del-paciente

 

Tal y como lo define la Organización Mundial de la Salud (OMS), “la seguridad del paciente es una disciplina de la atención de la salud que surgió con la evolución de la complejidad de los sistemas de atención de la salud y el consiguiente aumento de los daños a los pacientes en los centros médicos.” Teniendo en cuenta esto, la seguridad del paciente tiene como finalidad, prevenir y reducir los riesgos, errores y daños que sufren los pacientes durante la prestación de servicios en salud. 

Te recomendamos leer: ¿Cómo reclamar medicamentos para la población priorizada?

Nadie tiene el futuro asegurado, es por esto que, como cuidador e incluso paciente, puedes mejorar no solo la calidad del servicio, sino la seguridad de la atención que recibes en los centros médicos. Tú eres parte importante del proceso, para nosotros, tu participación vale oro.  

¡Todas las intervenciones en salud pueden representar un riesgo en el bienestar del paciente! Desafortunadamente, en algunas ocasiones, el paciente se ve expuesto a daños ocasionados de forma no intencional durante los procedimientos, lo que se denomina como un evento adverso. 

Cuídate primero a ti y luego a los demás ¡Ojo con el síndrome del cuidador quemado! 

Conocido también como síndrome del cuidador agotado, es el estado de agotamiento físico y mental que sufren las personas que cuidan, de forma continuada y durante largos plazos de tiempo afectando la calidad de vida no solo del cuidador si no que lleva a afectar también al paciente. 

Por esta razón, es necesario concientizar y educar a los cuidadores (familiares, vecinos, amigos o red de apoyo) sobre los riesgos del síndrome de cuidador quemado y las alternativas para el manejo, con el fin de mantener su salud y la del paciente en las mejores condiciones. 

El primer paso es mantenerte alerta a los signos y síntomas de alarma tanto físicos como mentales del síndrome del cuidador quemado: 

  • Sentimientos de ansiedad y depresión. 
  • Sensación de cansancio y agotamiento. 
  • Alteraciones del sueño y del apetito. 
  • Disminución de las actividades de ocio y/o interacción en la parte social. 
  • Falta de interés por el cuidado personal. 
  • Mayor sensibilidad e irritabilidad. 

Acciones para evitar el síndrome del cuidador quemado: 

  • Busca una red de apoyo para las actividades de cuidado del paciente. 
  • Reconoce los límites de tu propia fuerza y resistencia. 
  • Dedica tiempo libre para ti, realiza otras actividades y para el descanso. 
  • No tengas sentimientos de culpa ¡eres un héroe! 
  • Mantén una dieta balanceada y nutritiva, consume diariamente agua, frutas y verduras. 
  • Haz ejercicio frecuentemente 
  • Socializar con amigos y familiares 

¡La salud del paciente es responsabilidad de todos! 

Trabajemos de la mano, amigos, familiares, cuidadores y equipo de salud para que, cada vez, sean menos los casos de eventos adversos y complicaciones en salud. ¿Qué puedes hacer para ayudar? Te dejamos pequeños tips: 

  1. Antes de retirarte de un consultorio o ventanilla, revisa junto con quien te atiende, los documentos que recibes (citas, fórmulas, órdenes médicas, resultados). 
  2. Confirma que el nombre y número de documento correspondan al paciente y que el servicio, resultado o medicamento, a lo ordenado por el profesional tratante. 
  3. Antes de comenzar cualquier procedimiento médico, recuerda confirmar con el profesional en salud el nombre completo del paciente, el número de documento y el procedimiento al cual asiste. 
  4. Atiende a las señales de advertencia en el centro médico al que asistes, de esta manera, evitarás sufrir accidentes como caídas por piso mojado. Solicita ayuda al personal para la movilización de adultos mayores o pacientes con limitaciones físicas. 
  5. Durante todas las atenciones médicas, informa al personal de salud el historial de alergias del paciente, dentro de lo cual se incluyen medicamentos, alimentos, productos de desinfección, látex, y otros. Solicita que sean registrados en la Historia Clínica. 
  6. Sé colaborativo y ayuda al personal de salud en caso de ver alguna irregularidad, falta de protocolos de bioseguridad e higiene, por ejemplo, recuérdales el lavado de manos antes de examinar al paciente. 

Todos podemos ser parte de un cambio positivo, los errores existen, los seres humanos no somos perfectos y en ocasiones tenemos fallas, pero cuando trabajamos en equipo somos más fuertes y estamos más seguros. Trabajemos de la mano y logremos que más vidas lleguen a salvo a sus casas junto con las personas que más quieren. 

¡Cuando más nos necesites seremos tu aliado en salud! 

 

¡Velamos por la seguridad del paciente, estrategias para cuidar su bienestar!