¡Sin estrés y ansiedad el cuidado de tu cabello en buenas manos!

13/08/2021

Tiempo de lectura: 4 minutos

Llevar la rutina a un ritmo rápido, estresante y lleno de responsabilidades puede disminuir la calidad de vida en cualquier etapa. Tener sentimientos negativos no solo tiene implicaciones a nivel mental, sino que también físico. Parece difícil de creer, pero incluso en el cuidado del cabello la ansiedad y el estrés tienen efectos perjudiciales. 

caida-de-cabello-estres-y-ansiedad

 

Sabemos que todo esfuerzo conlleva grandes frutos, pero la constante competencia en el mercado laboral, la inmediatez con la que se deben resolver problemas y la gran cantidad de reuniones, actividades y pendientes, son parte importante de la afectación emocional en cada trabajador. Sí, dar lo mejor en cada momento es fundamental para crecer profesionalmente, pero no debemos dejar a un lado el estado de salud. 

Te recomendamos leer: ¿Cómo crear tu usuario en la Oficina Virtual?

La caída de cabello se da por diferentes razones como llevar un estilo de vida no saludable, en donde la mala alimentación, la carencia de nutrientes o la falta de descanso y sueño resultan siendo los causantes de la pérdida de pelo. No obstante, cada vez, es mayor la cantidad de personas que empiezan a perder su cabello a causa de preocupaciones excesivas, desajustes emocionales o el sometimiento constante a situaciones de alto estrés ansiedad y presión.  

¿Cómo afecta la ansiedad y el estrés el cuidado del cabello? 

Sabemos que el bienestar de tus colaboradores es una prioridad, por esto, te invitamos a conocer un poco más sobre el riesgo que implica vivir el día a día lleno de ansiedad y estrés, te contamos algunos de los síntomas y resultados que pueden experimentar: 

Si bien la pérdida de cabello es un proceso natural de envejecimiento, factores como el estrés y la ansiedad lo aceleran. Por ejemplo, si con el simple hecho de lavarlo, cepillarlo o tocarlo cae con gran facilidad, es una mala señal.  ¿Sabías que existen 3 tipos de pérdida cabello producto del estrés y la ansiedad? Veámoslos: 

  • Tricotilomanía: Surge cuando el cabello no cae por su propia cuenta, sino que es la misma persona quien tiene un impulso incontrolable por arrancarlo frecuentemente. 
  • Efluvio telógeno: Es una alteración del ciclo de crecimiento del cabello que hace que se debilite la raíz y haya una gran pérdida de pelo. 
  • Alopecia areata: Se refiere a una enfermedad que afecta a los folículos pilosos. En la gran mayoría de los casos, el cabello se cae en mechones abundantes y redondos, dejando áreas de la cabeza totalmente expuestas. 

De acuerdo con el portal Love Is In My Hair, si bien la pérdida de cabello es uno de los mayores problemas, existen otras consecuencias que, con tan solo detenerse, mirarse al espejo y revisar el estado del cabello, se puede identificar fácilmente qué tan alto es el nivel de estrés y ansiedad. A continuación, mencionamos otras consecuencias: 

  • Aceleración de la aparición de canas. 
  • Pérdida de brillo en el cabello, tiende a oscurecerse y volverse opaco. 
  • Pérdida de vitalidad, se vuelve triste y sin vida. 
  • Pérdida de volumen. 
  • Resequedad del cabello y del cuero cabelludo. 
  • Apariencia de cuero cabelludo graso. 

¡Ataca la raíz del problema, combate la ansiedad y el estrés! 

  1. Descansar correctamente es una gran decisión, asegurarse de dormir entre 7 a 8 horas diarias marca la diferencia; el insomnio causado por estrés, provoca que el organismo se debilite y pierda energía, lo que genera una afectación en el funcionamiento del estado físico y mental y da lugar a la pérdida de cabello. 
  2. Sin prisas ni preocupaciones, realizar las actividades laborales y cumplir con los deberes paso a paso. Sin adelantarse a los hechos, es importante organizarse y priorizar los pendientes más urgentes.  
  3. Un respiro de vez en cuando no hace daño, tomar pausas activas durante el día disminuirá los sentimientos negativos, solo bastarán 5 a 10 minutos, para despejar la mente, reactivar el cuerpo y volver con una mejor actitud a las actividades. 
  4. Practicar ejercicios relajantes evita sentirse tenso, practicar la respiración consciente consiste en inspirar hondo, aguantar el aire un par de segundos y luego espirar por la boca hasta vaciar completamente los pulmones, se debe repetir 10 veces. 
  5. Realizar automasajes capilares, con el uso de aceites vegetales y esenciales, estimular el cuero cabelludo permite activar la circulación de la zona, lo que impacta positivamente en el estado emocional y genera relajación. Se debe empezar de la nuca hasta la frente y de las orejas hasta parte alta de la cabeza. 
  6. Establecer horarios de sueño y trabajo, sin irse a los extremos es importante marcar una rutina para tener estabilidad emocional. Es necesario dejar descansar mente y cuerpo luego de una larga jornada laboral y retomar al siguiente día con mayor energía. 

Trabajar en equipo resulta beneficioso para alcanzar los objetivos laborales, pero antes, es importante detenerse y pensar en la salud de los colaboradores, funcionarios y demás personas que hacen parte de la empresa, ya que su estado de salud determinará en gran medida su efectividad. 

La caída del cabello por estrés y ansiedad usualmente es una situación temporal y reversible, ya que es producto de una serie de días, semanas o meses de afectaciones, sin embargo, si los síntomas se mantienen, es importante consultar con un especialista en salud para verificar qué tipo de tratamiento es el más oportuno. Es hora de reflexionar y poner como prioridad el cuidado de la salud en cada etapa. En Famisanar, acompañamos e informamos responsablemente. 

¡Cuidarte nos inspira a mejorar! 

 

 

¡Aléjate del estrés y cuida tus relaciones sexuales!