¡Protegemos tu hígado de la Hepatitis C!

28/07/2021

Tiempo de lectura: 2 minutos

¿Sabías qué, si naciste entre 1945 y 1965, perteneces al grupo etario con mayor incidencia de infección por Hepatitis C? Este, y muchos más, son factores de riesgo para esta enfermedad que puede disminuir tu calidad de vida, averigüemos de qué se trata, tu salud no da espera. 

hepartitis-c

 

¿Qué es la Hepatitis C? es una infección vírica que causa inflamación del hígado, lo que a veces conduce a un daño hepático grave. Este virus, se transmite a través de la sangre: la mayoría de las infecciones se producen por exposición a pequeñas cantidades de sangre.  

Te recomendamos leer: ¡Conoce nuestro Botón de Transparencia!

¿Cómo puede ocurrir? Existen diferentes factores, por ejemplo, por consumo de drogas inyectables, prácticas de inyección o de atención sanitaria poco seguras, transfusión de sangre y productos sanguíneos sin analizar, y prácticas sexuales que conllevan contacto con sangre. 

Hasta hace poco, el tratamiento de la hepatitis C requería inyecciones semanales y medicamentos orales que muchas personas infectadas por el VHC no podían tomar debido a otros problemas de salud o a efectos secundarios inaceptables. Actualmente, el virus de la hepatitis C crónico suele curarse con medicamentos orales que se toman todos los días durante 3 meses. 

¡No te pierdas ningún factor de riesgo! 

Al igual que muchas otras enfermedades, en tus acciones y hábitos puedes aumentar el riesgo de infección por hepatitis C, sin embargo, existen también otros factores de riesgo que debes conocer, presta atención: 

  • Si tienes VIH. 
  • Alguna vez te has inyectado o inhalado drogas ilegales. 
  • Te hiciste un piercing o tatuaje en un ambiente poco higiénico con equipo no esterilizado. 
  • Recibiste una transfusión de sangre o un trasplante de órgano. 
  • Recibiste concentrados de factor de coagulación. 
  • Recibiste tratamientos de hemodiálisis durante un largo periodo. 
  • Tu madre biológica tenía una infección de hepatitis C. 

¡Tengamos los ojos bien abiertos, signos y síntomas! 

Como lo indica la OMS, la infección a largo plazo con el virus de la hepatitis C se conoce como hepatitis C crónica. Esta, suele ser una infección "silenciosa" durante muchos años, hasta que el virus daña el hígado lo suficiente como para causar los signos y síntomas de la enfermedad hepática. A continuación, encontrarás los más comunes: 

  • Aparición de hemorragias con facilidad / Propensión a hematomas. 
  • Fatiga, confusión, somnolencia y dificultad en el habla. 
  • Falta de apetito / Pérdida de peso. 
  • Coloración amarillenta de la piel y los ojos, conocida como ictericia. 
  • Orina de color oscuro. 
  • Picazón en la piel. 
  • Ascitis, acumulación de líquido en el abdomen. 
  • Hinchazón en las piernas. 
  • Vasos sanguíneos en forma de araña en la piel (araña vascular). 

¡Toma acciones y cambia la historia! 

Contra la infección por el virus de la hepatitis C actuamos juntos, recuerda que no estás solo. Con tu Plan de Beneficios en Salud somos tu mejor aliado hacia el camino del bienestar, acompáñanos y sigue nuestros consejos: 

  • Mantén relaciones sexuales de manera más segura. No tengas relaciones sexuales sin protección con varias parejas o con cualquier pareja cuyo estado de salud sea incierto. Puede haber transmisión sexual entre parejas monogámicas, pero el riesgo es bajo. 
  • No compartas objetos personales como cuchillas de afeitar, peines, utensilios de manicura, tijeras de uñas, cepillos de dientes, no solo cuenta la higiene sino también tu salud. 
  • Evita situaciones de alto riesgo y recubre todas las heridas abiertas lo más pronto posible, asegúrate de desinfectarte bien y limpiar cualquier derrame de sangre. 
  • Dile NO al consumo de drogas, especialmente si se trata de inyectables y de dudosa procedencia. Busca ayuda y recuerda que en tu mente está solución, eres más fuerte que cualquier adicción. 
  • Ten cuidado con los piercings corporales y tatuajes Si decides hacerte un piercing o un tatuaje, busca un lugar de confianza. Pregunta de antemano cómo se limpia el equipo. Asegúrate de que los empleados usen agujas estériles. Si los empleados no contestan tus preguntas, opta por otra opción. 

¡Proteger tu salud nos motiva cada día!