¿Qué sabes sobre la parálisis cerebral?

06/10/2021

Tiempo de lectura: 2 minutos

Si percibes rigidez en los músculos o dificultad en el movimiento de un niño o niña, puede tratarse de parálisis cerebral. Un desorden que se caracteriza por un grupo de trastornos generados por un daño en el cerebro visible durante los primeros años de vida, el cual se desarrolla, generalmente, antes del nacimiento.

paralisis-cerebral

 

Recuerda que, con tu Plan de Beneficios en Salud (PBS) cuentas con una atención integral y con enfoque preventivo para acompañarlos en cada etapa de la vida.  

Te recomendamos leer: ¡Dosis de refuerzo vacunación COVID-19!

Porque tu bienestar y el de tus hijos es lo que nos motiva día a día, en esta oportunidad te contamos de qué se trata esta enfermedad, cuáles son sus síntomas más comunes y qué puedes hacer para prevenirla.  

Empecemos ¿qué es? 

De acuerdo con Mayo Clinic, la parálisis cerebral es una afección derivada de un desarrollo anormal del cerebro que se produce durante la gestación, en donde en la mayoría de los casos se presenta por causas desconocidas. Sin embargo, entre las razones más comunes de la enfermedad se encuentran: infecciones durante el embarazo, mutaciones genéticas, insuficiencia de oxígeno, accidentes cerebrovasculares del feto y lesiones en la cabeza, entre otras.  

Así, la parálisis cerebral espástica figura como la más común, en donde quienes la padecen cuentan con gran dificultad para moverse por la rigidez muscular.  

¿Cómo reconocer la parálisis cerebral? 

Como ya lo sabes, este grupo de trastornos se hace visible en los años preescolares, en donde se hace visible un deterioro de la movilidad y los reflejos de los menores, así como distención de sus extremidades y postura fuera de lo normal, etc. No obstante, no podemos generalizar, cada caso es distinto, pues hay quienes requieren ayuda para caminar, mientras que otras presentan dificultades cognitivas o físicas como ceguera o sordera.  

Te contamos cuáles son esas 8 señales de alarma más frecuentes a las que debes prestar atención: 

  1. Problemas para caminar y movimientos lentos. 
  2. Contorsión y falta de equilibrio. 
  3. Músculos demasiado rígidos o blandos, acompañados de movimientos involuntarios y temblores. 
  4. Espasticidad, es decir, movimientos exagerados en los tendones.  
  5. Ataxia o falta de coordinación muscular.  
  6. Convulsiones. 
  7. Dificultad para deglutir, succionar o comer, acompañada de un babeo en exceso.  
  8. Retrasos de aprendizaje en el habla o de habilidades motrices.  

¿Cómo se puede prevenir la parálisis cerebral? 

Aunque en gran parte de los casos su prevención no es eficaz, existen prácticas que puedes implementar para disminuir los riesgos frente a la enfermedad. Así es que, si estás en embarazo o hace parte de tus planes, es importante que conozcas estas recomendaciones:  

  • Sí a las vacunas. Es clave la inmunización contra enfermedades como la rubéola antes de quedar en embarazo para evitar un daño cerebral en el bebé.  
  • Autocuidado, tu gran aliado. Disfruta esta maravillosa etapa de la gestación alimentándote saludablemente y asistiendo a tus controles prenatales y chequeos médicos necesarios para identificar riesgos como nacimientos prematuros o infecciones, oportunamente.  
  • Evita, a toda costa, el consumo de alcohol, tabaco o cualquier sustancia psicoactiva. 
  • Finalmente, cuida a los más pequeños, para evitar caídas o traumatismos craneales.  

El compromiso con tu salud y la de tus hijos es nuestra mayor prioridad, ante cualquier signo de advertencia no dudes en comunicarte con nosotros o asistir a tu IPS primaria.  

 

 

¡El futuro de la vida, en tus manos!