¡Salud para tus articulaciones!

 

Última actualización: 15/06/2021

Tiempo de lectura: 2 minutos

Si has presentado dificultad para moverte, te has sentido entumido y con rigidez o has experimentado ardor o dolor en tus articulaciones mientras trabajas o estudias, entonces, esta información es ideal para ti. 

dolores-articulares

 

Porque tu bienestar es nuestra mayor prioridad y estamos comprometidos con cada uno de tus sueños, en esta oportunidad, te contamos qué es el dolor articular, cuáles son sus posibles causas y, lo más importante, cómo prevenirlo. 

También te puede interesar: ¡Conoce los valores agregados del Plan Complementario!

Además, recuerda que, con tu Plan de Beneficios en Salud (PBS) cuentas con una atención integral, de calidad y con enfoque preventivo, así como con el acompañamiento de un gran número de profesionales para atender cada una de tus requerimientos y necesidades.  

¡Despejemos dudas! 

De acuerdo con Top Doctors, el dolor articular o artralgia no es una enfermedad, sino el síntoma de otra afección, generalmente, relacionada con estructuras externas como tus músculos, ligamentos o tendones. Así, puede afectar cualquier parte del cuerpo como tus rodillas, hombros, tobillos, codos y muñecas, entre otros, por lo que es esencial que lo reconozcas para que identifiques su causa y recibas un tratamiento oportuno evitando afectar tu calidad de vida. 

¿Cómo identificarlo? 

Estos son algunos de los síntomas más comunes que puedes experimentar de forma repentina o progresiva en tus articulaciones:  

  1. Sientes ardor picazón, dolor u hormigueo. 
  2. Entumecimiento, rigidez e hinchazón. 
  3. Dificultad para realizar algún movimiento y enrojecimiento. 

¡Sí se puede prevenir! 

Lo mejor para que evites sufrir de cualquier dolor articular es mantener hábitos saludables de vida, nuestros profesionales del PBS te traen recomendaciones clave: 

  • En primer lugar, realiza actividad física frecuentemente para fortalecer tus músculos y favorecer tu movilidad articular. Recuerda llevar a cabo un calentamiento previo antes de cualquier ejercicio.  
  • Mientras trabajas, dile sí a las pausas activas. ¡Realiza ejercicios de estiramiento! 
  • Mantén un peso saludable de acuerdo con tu edad y estatura. Así, evitarás tensar las articulaciones de tus caderas, espalda y rodillas.  
  • Cuida tu postura corporal al sentarte y permanecer de pie durante tu jornada laboral. ¡Trabaja en un espacio apto y no te encorves! 
  • Aléjate de prácticas nocivas como el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol.  

Lleva una alimentación saludable, hidrátate lo suficiente y descansa entre 7 y 9 horas cada noche, pues no solo serás más productivo al día siguiente, sino que le estarás apostando a tu bienestar.  

¡Contigo en cada paso de la vida! 

 

¡No más molestias en tus articulaciones durante el trabajo!