¡Con los ojos puestos en la violencia sexual!

 

08/12/2020

Tiempo de lectura: 2 minutos

La violencia puede ser de muchos tipos: física, psicológica, económica, simbólica, laboral, institucional o sexual, y es sobre esta última que queremos poner la lupa en esta oportunidad.

violencia-sexual

 

 

Porque tú y quienes más amas son nuestra prioridad, te contamos qué es la violencia sexual, qué abarca y cuál es su impacto en términos personales y sociales.  

Además, recuerda que con tu Plan de Beneficios en Salud (PBS) cuentas con el acompañamiento de personal médico y humano altamente capacitado y con una atención integral, de calidad y con enfoque preventivo para velar por tu bienestar y el de tu familia en cada etapa de la vida.  

También te puede interesar: ¡Contáctanos!

Lo qué es… 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) la violencia sexual es “todo acto sexual, la tentativa de consumar un acto sexual, los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados, o las acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de una persona mediante coacción por otra persona, independientemente de la relación de esta con la víctima, en cualquier ámbito, incluidos el hogar y el lugar de trabajo”.  

De esta forma, los victimarios, para cometer actos de violencia sexual, generalmente, recurren a la coacción con fuerza física, intimidación psicológica como amenazas y extorsión. Ten presente que, también puede ser un caso de violencia sexual si la persona no se encuentra en las facultades para dar su consentimiento por encontrarse mentalmente incapacitada o encontrarse bajo los efectos de sustancias psicoactivas. 

¿Qué es considerado violencia sexual? 

La violencia sexual es una problemática grave que no distingue raza, género o edad, por lo que nuestros seres queridos y nosotros mismos estamos propensos a sufrirla, así es importante que reconozcas que abarca: 

  • Acoso verbal e insinuación sexuales no deseadas.  
  • Penetración forzada que puede incurrir en violación por desconocidos, conocidos o, incluso en el matrimonio. 
  • Esclavitud sexual. 
  • Fecundación y cohabitación forzada, entre otras prácticas.   

¡Visibilicémosla y no la silenciemos 

Aunque las razones de las víctimas para callar este tipo de violencia incluyen sistemas institucionales y de apoyo deficientes, vergüenza, miedo, temor a represalias o riesgo de culpa, es compromiso de todos estar atentos. Así que, si tú o alguien cercano ha sufrido algún tipo de violencia sexual, por tu salud física y mental, no es momento de callar.  

Recuerda que, puedes gestionar tu denuncia en la Fiscalía General de la Nación, Centro de Atención Integral a Víctimas de Abuso Sexual - CAIVAS, Centro de Atención Penal Integral a Víctimas - CAPIV, Unidades de Reacción Inmediata – URI, Salas de Atención al Usuario – SAU y Policía Judicial. 

¡Estamos juntos en esto!  

 

¡En época de pandemia, ojo con los residuos!