¡Niños y adultos contra el Déficit de Atención e Hiperactividad!

13/07/2021

Tiempo de lectura: 3 minutos

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es una afección crónica y el trastorno psiquiátrico frecuente en la niñez que comienza normalmente antes de los 12 años, sin embargo, puede mantenerse hasta la edad adulta y prolongarse, veamos de qué se trata. 

deficit-de-atencion

 

Como lo indica Hospital Elipse, el TDAH, o también conocido como Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad, es un cambio en el comportamiento de las personas que se caracteriza por: déficit de atención, impulsividad y, por supuesto, hiperactividad. Adicionalmente, debido a que esta afección es de origen neurobiológica, puede afectar el desarrollo emocional y cognitivo de los niños. 

También te puede interesar: ¡Si llegas de EPS Comfanariño a Famisanar EPS, está información te interesa!

Por otra parte, algunos de los problemas que puede ocasionar el TDAH es generar baja autoestima, problemas de aprendizaje, dificultad para tener relaciones interpersonales y comportamiento compulsivo. Pero… ¿Quién dijo que era solo un problema de niños? ¡falso! Así como seguimos creyendo, motivándonos y soñando como lo hace un niño pequeño, los adultos también tenemos en algunos casos hiperactividad. 

¿Cómo se origina o por qué aparece el TDAH?  

Aunque hasta el día de hoy no haya una única razón, son varios los factores de riesgo que pueden determinar la aparición de ese trastorno en las personas, nosotros te contamos los más comunes y frecuentes:  

  • Factores genéticos y ambientales.  
  • Traumatismos craneoencefálicos.  
  • Prematuridad y bajo peso en el nacimiento.  
  • Consumo de alcohol o tabaco en el embarazo.  

¡Identifica y gestiona el TDAH en niños y niñas! 

Sabemos que los pequeños suelen ser inquietos, curiosos y, en algunos casos, hasta distraídos, pero debemos aprender a identificar si no se trata de algo más como el TDAH, presta atención a los siguientes síntomas en los más pequeños de la casa:  

  • Le cuesta trabajo permanecer concentrado en la misma tarea o juego.  
  • Comete errores por descuido en sus labores diarias en la casa o en el colegio.  
  • Parece que no te escucha, así le hables directamente.  
  • Se distrae fácilmente con estímulos que no están relacionados.  
  • Le cuesta permanecer en el mismo puesto y se pone inquieto.  
  • Habla demasiado e interrumpe conversaciones.  

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo? 4 consejos rápidos: 

  1. Ponles ejercicios de punteado y a completar secuencias de trazado.   
  2. Invítalos a identificar errores en dibujos sencillos o entre figuras.  
  3. Mejora su atención con sopas de letras y crucigramas. Auméntales progresivamente el nivel de dificultad.   
  4. Prueba el juego de la carrera despaciosa, en donde gana el último que llegue a la meta con movimientos lentos y controlados. 

Si soy adulto ¿Cómo puedo identificar el TDAH? 

¿No recuerdas en dónde dejaste el control remoto o te mueves excesivamente? Esta afección puede llegar a tener muchos síntomas y signos que te permiten identificar qué tan hiperactivo eres. ¡Averígualo! 

  • ¿Tiendes a ser desordenado y olvidas fácilmente las cosas?  
  • ¿Usualmente tienes dificultades para recordar detalles?  
  • ¿Tienes problemas para quedarte quieto?  
  • ¿Presentas dificultades para finalizar alguna actividad?  
  • ¿Hablas demasiado e interrumpes la conversación de otros?  

¿Cómo puedo trabajar y disminuir el TDAH? 

Algunos consejos que preparamos para ti para que controles la hiperactividad, ponlos en práctica:  

  1. Practica la escucha activa, es decir, antes de interrumpir alguna conversación, aprende a colocar atención y, cuando la persona termine de hablar, puedes dar tu punto de vista.  
  2. Piensa antes de actuar o decir algo, toma 10 segundos para estar seguro si realmente es una buena idea.  
  3. Gestiona tu tiempo, divide tus grandes proyectos en pequeñas tareas que puedes ir realizando de acuerdo a la importancia y la urgencia con la que las necesites.  
  4. Evita, en lo posible, acomodar horarios con mucha carga y, por supuesto, acumular deberes y responsabilidades, te sentirás más estresado cuando te sobrecargas.  
  5. Mantén tu casa y espacio de trabajo ordenado y libre de cualquier tipo de distracción, es fundamental que te sientas renovado en donde más tiempo pasas y debes dar tu mayor potencial.  
  6. ¡Una cosa a la vez! Realiza una sola actividad o tarea al tiempo, a veces por querer hacer más terminas haciendo menos, y lo peor, resultas estresado y sintiéndote mal.  

Cuando trabajas en ti mismo, no hay barrera o dificultad que te detenga, sin embargo, no olvides que es importante apoyarte en otras personas, recuerda que con tu Plan de Beneficios en Salud (PBS) nuestros profesionales te darán una mano y te asesorarán en cada etapa de tu vida. 

¡Unidos contra el TDAH! 

 

¿Déficit de atención e hiperactividad en mi hijo?