¡Protege a tus hijos de la desnutrición!

 

04/08/2020

Tu papel como padre, madre o cuidador dice mucho sobre ti y de seguro la labor de cuidar a un pequeño no es fácil, y uno de los procesos a los que más debes prestarle atención es a su crecimiento y desarrollo durante la infancia, ya que una mala alimentación puede causar desnutrición. 

desnutricioon-infantil

 

 

¡Conoce cómo reclamar medicamentos!

 

Por eso, de acuerdo con Unicef, ten en cuenta que la desnutrición infantil es un problema grave que afecta la salud y el bienestar de niños que, generalmente, están desprotegidos y carecen de recursos para obtener una buena alimentación, sin embargo, hay casos en los que esta enfermedad se produce en niños que viven en un hogar donde la comida no falta, pero la ausencia de nutrientes importantes y calorías en los alimentos afecta la salud. 

 

 

¡Los impactos de la desnutrición! 

 

Cuando el cuerpo de un niño pequeño no recibe los nutrientes necesarios para estar saludable y mantenerse en forma, su bienestar puede entrar en riesgo, y si no se trabaja a tiempo puede traer consecuencias desfavorables para él, a continuación, te decimos algunas: 

 

  • Retraso en el crecimiento, el niño puede sufrir consecuencias irreversibles en su desarrollo tanto mental como físico en el caso de una desnutrición crónica. 
  • Emaciación, es decir, una pérdida involuntaria del peso corporal, que puede ser provocada por diarrea y producir efectos negativos como fiebre y una baja talla en el niño. 
  • Una desnutrición avanzada, que tenga el peso muy inferior con respecto a la altura del niño puede causar un riesgo inminente de muerte. 

 

 

 

¿Cuándo debo estar alerta? 

 

La desnutrición se puede presentar en varios grados o niveles de gravedad, bien sea desnutrición crónica, aguda moderada, aguda grave o simplemente una insuficiencia en los minerales y vitaminas. 

 

Generalmente, la desnutrición puede resultar un poco lógica u “obvia”, pues los niños, en su mayoría, presentan cambios físicos notorios como por ejemplo que los huesos sobresalen más de lo normal, la piel no tiene mucha elasticidad y es seca, y por supuesto, el peso corporal es bajo.  Pero no nos quedemos en lo superficial, presta atención a otros signos que debes tener en cuenta: 

 

  • Déficit de atención. 
  • Falta de interés por la diversión, especialmente los juegos. 
  • Llanto excesivo e irritabilidad inusual. 
  • Cansancio físico y mental. 
  • Diarrea, frío permanente, inapetencia. 
  • Debilidad corporal y disminución de masa muscular. 
  • Pérdida de pelo y piel seca. 
  • Piernas y abdomen hinchados. 

 

No lo dejes en tus manos, acude a expertos en salud, no siempre podrás tener las respuestas a cada problema y dificultad, por esto, recuerda que con tu Plan de Beneficios en Salud puedes acceder totalmente gratis a la Ruta de Atención y promoción para la salud infantil. 

 

¡Combatimos la desnutrición infantil! 

 

 

 

 

¡Controlemos el asma infantil!