¡Mantén un peso adecuado y evita la obesidad!

Última actualización: 11/11/2020

Tiempo de lectura: 4 minutos

La obesidad es una enfermedad muy común en diferentes países de todo el mundo, ¿acaso quién no ha visto en algún momento de su vida a una persona con un peso corporal alto y/o excesivo? 

obesidad

 

Por no generalizar, podríamos decir que la gran mayoría. Acumulación excesiva o anormal de grasa en distintas partes del cuerpo es la característica principal de esta enfermedad. 

Te recomendamos leer: ¡Conoce los beneficios diferenciales del Plan Complementario Élite!

¿Cómo inicia generalmente la obesidad? Cuando existe un desequilibrio energético entre las calorías que consumes y las que quemas o gastas, es decir, la actividad física y las actividades cotidianas no son suficientes para quemar las calorías extra de tu alimentación, por lo que es muy probable que resultes teniendo obesidad 

Se debe mantener un orden y una razón de ser ¿comiste de más? Esfuérzate ahora quemando esas calorías. ¿Te diste un rico antojo? No está mal, pero recuerda hacerlo con prudencia y con poca frecuencia. Así deberías mentalizarte, con una actitud vencedora y una disposición de hierro en la que tu peso corporal se verá mejor que nunca. 

¡Una enfermedad adictiva y silenciosa! 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad corresponde a que una persona tiene un índice de masa corporal (IMC) superior a 30. Adicionalmente, el panorama no es muy positivo, pues la obesidad es responsable de cerca de 4 millones de muertes en el mundo cada año.  

¿Por qué estamos en riesgo? La obesidad aumenta enormemente la probabilidad de padecer otro tipo de complicaciones en salud como, por ejemplo, algunos tipos de cáncer (mama, endometrio, próstata, recto, u otros; Diabetes tipo 2, artrosis, enfermedades cardiovasculares, reducción en la esperanza de vida hasta 14 años y, por supuesto, genera problemas psicológicos como la depresión, la auto desconfianza y baja autoestima. 

¡Cada día y en todas las partes del mundo!  

Son muchos los casos en que se ven personas con un peso elevado fuera de lo normal. Sin importar la edad, se ven todo tipo de situaciones, desde los más pequeños hasta los más grandes, es una complicación en salud que puede arruinar nuestros planes, sobre todo cuando no nos informamos correctamente y no tomamos decisiones a tiempo. 

Falta de oportunidades para acceder a alimentos de calidad, desinterés hacia la salud y el autocuidado, así como la aparición de fuertes emociones que afectan la salud mental pueden ser tan solo algunos factores determinantes en la aparición de esta enfermedad. En múltiples contextos y de diferentes maneras, la obesidad empieza a desarrollarse silenciosamente para cada persona en un mundo muy diverso. 

Por ejemplo, para algunos, resulta complejo estar en una reunión familiar sin finalizar hasta el último bocado de torta o repetir la porción. Los snacks, por supuesto, son pequeñas tentaciones a las que no siempre tenemos la fuerza de voluntad para resistirnos, un vaso de gaseosa helado después de un día caluroso o como plato fuerte una hamburguesa con adición de carne. Así sucesivamente, un sinfín de productos que podríamos mencionar pero que nos afectan directamente. 

¿Un mal que nosotros mismos nos provocamos? 

Si bien la obesidad es una enfermedad que se puede prevenir e incluso detener, es un proceso en el que la persona debe tener mucho autocontrol y deseo por mejorar su situación; mucho más cuando se trata de evitar la obesidad mórbida, la cual hace referencia a tener un peso de 45 kilos o más de lo recomendado, lo que te puede poner en condiciones muy negativas.  

Sacar nuestra mejor o peor versión en todos los aspectos afecta directamente de manera positiva o negativa nuestro estado de salud. ¿Llevas una vida sedentaria? ¿Realizas poca o nula actividad física? ¿Tienes malos hábitos alimenticios? ¡Cuidado! Estás un paso más cerca de la obesidad, Sedentarismo.  

Factores comunes que influyen en la obesidad 

  • Malos hábitos alimenticios.  
  • Poca o nula realización de actividad física.  
  • Estrés, ansiedad y necesidades emocionales que generan el impulso de comer.  
  • Casos de sobrepeso u obesidad en la familia, factor genético.  
  • El metabolismo basal, no todos quemamos las calorías que ingerimos del mismo modo.  

¡Unidos por tu mejor versión! Prevén la obesidad 

Los cambios nunca vienen solos, en definitiva y es tu deseo de mejorar el que impactará positivamente tu calidad de vida. Con nuestro Plan de Beneficios en Salud te aconsejamos, acompañamos y apoyamos, pero eres tú quien a final de cuentas toma la decisión ¿mejorar el estado de salud? O ¿sufrir enfermedades? Tú escoges. 

  • Demos juntos el primer paso, Reemplaza las bebidas azucaradas por agua, mantente hidratado todos los días, protegiéndote de la obesidad y limpiando tu organismo. 
  • Ve a tu ritmo, empieza los cambios lentamente, recuerda que pequeñas transformaciones hacen grandes diferencias, si antes tomabas el ascensor, ahora usa las escaleras.  
  • Asegúrate de realizar la suficiente actividad física a la semana, es importante que mantengas tu cuerpo activo y no te detengas.  
  • Con la ayuda de un especialista en salud, comienza una rutina de alimentación saludable, enfocada en tus gustos y necesidades. 
  • Mantente activo, evita el sedentarismo, el consumo de alcohol y el tabaquismo, si tu día a día requiere de estar mucho tiempo sentado, comienza a realizar pausas activas.  

Darle un giro total a la manera en que te alimentas y adoptas un estilo saludable en tu día a día es la mejor forma de brindarte a ti mismo una calidad de vida digna, además, es tu mejor aliado para prevenir a tiempo muchas enfermedades como la obesidad.  

En Famisanar queremos verte en tu mejor estado físico y mental, juntos podemos decirle no al sobrepeso.  

¡Tú eres nuestra prioridad! 

 

¡Evitar la obesidad es una decisión de vida!