Ojo vago o perezoso ¿Qué es la ambliopía? Refuerza tu salud visual

14/10/2022

Tiempo de lectura: 2 minutos

¿Has oído hablar sobre el ojo vago o perezoso? La ambliopía es una deficiencia en la salud de uno o ambos ojos. Se refiere específicamente a la disminución de la agudeza visual en donde no necesariamente existe un daño en la estructura del ojo. Generalmente, uno de los 2 ojos funciona mejor, mientras que el otro no, por esto se le denomina de esa manera. 

ejercicios-musculos-visuales

 

Cuando el ojo envía una imagen borrosa al cerebro, impide que este, desarrolle el potencial de visión normal. El desarrollo de la agudeza visual, por su parte, depende de que la imagen llegue a la retina del ojo y así, el cerebro la capte. Este desarrollo sucede a partir del nacimiento, siendo la causa más común de pérdida de visión entre los niños. 

Te recomendamos leer: ¡Con Famisanar, el mejor bienestar para tus colaboradores!

¿Un panorama positivo? 

Por supuesto que sí, por fortuna, la ambliopía es curable cuando el diagnóstico y tratamiento se llevan a cabo oportunamente, generalmente, se previenen problemas visuales a largo plazo, de igual forma, hay mayor probabilidad de disminuir la pérdida de agudeza visual, por lo que es importante acudir a consulta de valoración integral o chequeo médico y solicitar el tamizaje visual.  

La ambliopía puede ser causada por diferentes causas, pero en todas ellas existe algo en común y es que cualquiera de estas condiciones afecta el desarrollo de la visión normal o el uso de los ojos en diferentes niveles de gravedad. Dentro de ellos, destacamos: 

  • Estrabismos: Desviación de uno o de los dos ojos. Generalmente los ojos se mueven juntos de forma sincronizada, pero en este caso no están alineados y mientras que uno puede desplazarse hacia un sentido, el otro al opuesto. 
  • Las ametropías o defectos de refracción bilaterales. La imagen no llega enfocada a la retina de ambos ojos. 
  • El nistagmo: Movimientos involuntarios de los ojos. 
  • Las anisometropías o diferencias de refracción entre ambos ojos. Problemas de visión comunes como la miopía, hipermetropía y astigmatismo pueden hacer que el cerebro dependa más del ojo que tiene la visión más fuerte. 
  • Las enfermedades oculares, como: Cataratas, lesiones corneales, lesiones retinianas, etc. Estas enfermedades interfieren en el correcto desarrollo de la visión. 

A pesar de que la ambliopía sea un problema común en niños y niñas, no quiere decir que también en la edad adulta pueda desarrollarse o incluso empeorar. Por esta razón, debemos unirnos y detectarla tempranamente.  

¿Qué signos o síntomas podemos identificar? 

  • Dificultad para identificar objetos o personas a distancias lejanas. 
  • Necesidad de entrecerrar los ojos para lograr enfocar objetos cercanos. 
  • Desviación de uno o de los dos ojos. 
  • Inclinar la cabeza constantemente. 

No lo olvides, tomar acciones efectivas marcan la diferencia, ahora que lo sabes, ante posibles síntomas accede a una valoración integral y solicita tamizaje visual una vez al año. Solicita la revisión por el optómetra. 

¡Veamos juntos los mejores momentos! 

 

 

 

¿Salud para tu espalda? Fortalécela con ejercicios en tu jornada laboral